Recibiendo a un paciente un día cualquiera en urgencias…

Este es un caso de un paciente real, que aunque no me llegó a mi personalmente, me parece que es muy interesante porque de él podemos aprender varias cosas.

1) Recordar el abordaje inicial de un paciente séptico, como muy bien lo había revisado nuestra compañera Eli en publicaciones anteriores; la importancia de una fluidoterapia generosa y de antibioterapia precoz.

2) Tener en cuenta que al servicio de urgencias puede llegar cualquier patología, desde una amigdalitis sin más, a casos no tan frecuentes como puede serlo una endocarditis, y que tenemos que tener una mente abierta y perspicaz para que no se nos pasen signos clínicos que puedan ser la clave para llegar al diagnóstico.

3) Revisar un poco las nuevas recomendaciones sobre el diagnóstico y el tratamiento de la endocarditis, y sobre la necesidad o no de profilaxis.

4) Recordar la importancia de la asepsia y la antisepsia en todos los actos médicos por inocuos que parezcan,  para así prevenir posibles infecciones y evitar la iatrogenia.

Guía de práctica clínica para prevención, diagnóstico y tratamiento
de la endocarditis infecciosa (nueva versión 2009) (Versión corregida el 3/10/2013)

Conoces a la Sepsis?

Hola a todos!! a propósito de mi rotación electiva por UCI, les traigo la revisión que me encomendaron de la última actualización de la guía de sepsis, sepsis grave y shock séptico 2012, de la Surviving Sepsis Campaign

sepsis_suviving

La sepsis se considera como un síndorme  que complica una infección grave, y que se caracteriza por una respuesta inflamtoria sistémica que produce daño tisular.

La sepsis tiene una prevalencia y mortalidad elevada. Se estima  una incidencia entre 200-300 casos por  cada 100.000 habitantes al año, con un incremento anua del 8%. Aproximadamente el 2% de los pacientes hospitalizados y hasta el 75% de los pacientes en la (UCI) desarrollan una sepsis. La incidencia es mayor en hombres, siendo máxima en la sèptima década de la vida. La mortalidad varía entre el 20-50%, siendo mayor cuánto más grave es la enfermedad. Se han implcado varios factores de sepsis, entre ellos destacan: la edad avanzada (más de 65 años), de hecho se comportado en los estudios epidemiológicos como un factor independiente de mortalidad, la inmunosupresión, la bacteriemia por su posibilidad de evolucionar a síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SRIS), sepsis, sepsis grave o shock séptico y la neumonía adquirida en la comunidad.

Cualquier microorganismo puede producir una bacteriemia o una sepsis, pero la frecuencia con que lo hacen unos u otros es diferente. Los focos de origen de las bacteriemias más frecuentes son el tracto urinario, las vías respiratorias, la cavidad abdominal, la herida quirúrgica y los cáteteres intravasculares. Las variaciones en el predominio de unos sobre otros dependen de las distintas series, zona de hospitalización (medicina, cirugía, UCI, etc). A tener en cuenta que en el 15-25% de los casos de bacteriemia se desconoce el foco de origen y el 30-40% de los cuadros de sepsis cursan con hemocultivos negativos, probablemente debido a la utilización de antibióticos tanto en el hospital como en la comunidad

Las recientes guías de práctica clínicas para el tratamiento de la sepsis grave y shock séptico modifican los paquetes de medidas (“blundles”) hasta ahora utilizados. El “antiguo” conjunto de medidas de tratamiento se eliminan, y las medidas de actuación se desdoblan en dos grupos, aumentando el énfasis en el reconocimiento y tratamiento precoces de la sepsis. Los dos nuevos paquetes de medidas se deben cumplir en las 3 primeras y en las 6 primeras horas.

tabla

Las guias recomiendan emplear el cumplimiento de los paquetes de medidas como indicadores de calidad.

Aqui os presentamos un divertido video creado por un grupo de enfermeriaen en el que al ritmo de la musica se intenta llevar a cabo el protocolo a seguir en los casos de sepsis

Surving Sepsis campaing-International Guidelines of Management of Severe Sepsis and Septic Shock. Crit care Med 2013.

Sepsis y shock séptico M.C. Fariñas.  M.A. Ballesteros.  E. Miñambres.  G. Saravia. Medicine. 2010;10(49):3282-92

Sepsis and the systemic inflammatory response syndrome. UpToDate