“Ojo con el ojo rojo”

El ojo rojo puede estar ocasionado por un espectro de causas muy variadas (infecciosas, traumatismos o agentes externos, alergias, enfermedades reumáticas), que se expresan por un enrojecimiento parcial o global del ojo (conjuntiva, iris, esclerótica).

Aunque las consultas por ojo rojo son frecuentes, y en un estudio realizado en varios países europeos supuso el 6% del total de consultas de atención primaria, los estudios epidemiológicos realizados son escasos. No se han encontrado estudios que muestren cuál es la tasa de incidencia en la población general, ni la tasa de consulta en medicina de familia por este síntoma. Tampoco de ha identificado u estudio amplio que describa la prevalencia, con un estándar diagnóstico, de los diferentes diagnósticos. No se han hallado estudios de concordancia interobservador de los signos y síntomas ni estudios que validen la utilidad de los mismos.

Como residente de 3er año de MF y C, he atendido al menos, una veintena de patologías asociadas al ojo rojo, tanto en servicios de urgencias como en la consulta de AP. La mayoría de las causas fueron patologías de fácil control y seguimiento y otras, las menos, verdaderas emergencias médicas que necesitaron el manejo integral por oftalmología y reumatología. Ojo, una buena aproximación diagnóstica, puede salvar el ojo de aquellos paciente con patologías de consideración banal!.