Hiperbilirrubinemia

La hiperbilirrubinemia asintomática y su expresión clínica, la ictericia, son problemas clínicos comunes que pueden ser causados ​​por una variedad de trastornos, incluyendo un aumento en la producción de bilirrubina, deterioro de la conjugación de la bilirrubina, la obstrucción biliar, y la inflamación hepática.*

Al visitar a un paciente con hiperbilirrubinemia en el contexto de un hallazgo casual en la consulta se me han planteado varias preguntas:

¿La hiperbilirrubinemiase acompaña de alteración de otras pruebas hepáticas?

¿la causa es un problema hepatocelular o una colestasis?

Si se trata de colestasis, ¿es intrahepática o extrahepática?

A todas estas preguntas se puede contestar realizando anamnesis y exploración física detalladas, y haciendo una interpretación analítica tanto de las pruebas de laboratorio como de las técnicas y exploraciones radiológicas.

La ictericia nunca es una entidad en sí misma sino el reflejo de una enfermedad específica subyacente con varias etiologías a distintos niveles del metabolismo de la Bilirrubina. A la hora del diagnóstico es esencial diferenciar entre hiperbilirrubinemia no conjugada, hiperbilirrubinemia conjugada.

(*Una versión mucho mas romantica de las causas por las que nos sube la bilirrubina es la que nos propone el cantante Juan Luis Guerra 🙂 ) :