Cuando arde el estómago…

 La dispepsia es un motivo de consulta frecuente tanto en atención primaria (AP) como en atención especializada (AE). Además, existe un porcentaje importante de personas que aunque presentan síntomas de dispepsia no acuden al médico y optan por la automedicación.

En España, se estima que la prevalencia de los síntomas de dispepsia en la población general es del 24-28%.

En la mayoría de los casos, la dispepsia se considera una enfermedad benigna, pero la persistencia y recidiva de sus síntomas pueden interferir con las actividades de la vida diaria y producir una considerable morbilidad. La dispepsia se clasifica en funcional y orgánica, siendo la funcional la más común.

Las causas orgánicas que pueden explicar los síntomas de la dispepsia son diversas y pueden deberse tanto a una posible patología benigna, como la úlcera péptica, o a una maligna, como el cáncer de estómago. Todas estas posibilidades hacen que existan desacuerdos en cuanto al manejo del paciente con dispepsia, y que las recomendaciones sobre las estrategias iniciales (investigar o tratar) varíen ampliamente.

En el manejo inicial del paciente con dispepsia se requiere una valoración que contemple el equilibrio entre la necesidad de conocer la etiología de la dispepsia, la realización de pruebas diagnósticas complementarias y/o la derivación al especialista del aparato digestivo.

Las características de este problema de salud conllevan la necesidad de una adecuada coordinación entre niveles asistenciales, médicos de AP y médicos especialistas del aparato digestivo, dado que según la gravedad de la dispepsia y las enfermedades que la originan, los pacientes pueden ser tratados y seguidos en su evolución por cualquiera de los profesionales antes citados.

Como veremos existen también factores microbiológicos, el descubrimiento del Helicobacter pylori como factor que causa la dispepsia o la enfermedad dispépsica ha cambiado el manejo de la dispepsia y el de la úlcera péptica.

Actualmente, existen diversas GPC sobre el manejo de la dispepsia. Os propongo repasar las siguientes:

Para repasar:

Guía de práctica clínica dispepsia

Documentos clínicos sobre patología digestiva. Semergen

Guia sobre dispepsia-H Pylori del ICS (Versión breve)

Guia sobre dispepsia-H Pylori del ICS (Versión extensa)