El cribado poblacional del cáncer colo-rectal

El cáncer colo-rectal (CCR) es un problema de salud pública que supone la tercera causa de cáncer tanto en varones como en mujeres en EEUU, y el tercero en varones y el segundo en mujeres en España. Sin embargo, su mortalidad ha ido reduciéndose en los últimos años en EEUU gracias a la implementacion de estrategias de cribado de esta enfermedad. Si bien es cierto que la mayor incidencia de CCR se da en población mayor de 65 años, como veremos existe un incremento por debajo de esta edad. Generalmente, al contrario de lo que pensamos, se manifiesta en su mayoría en pacientes sin antecedentes (70-80%) y en el resto existe un antecedente familiar (pólipos adenomatosos, hamartomatosos, Síndrome de Lynch). La detección precoz de los pólipos, como veremos, reduce la incidencia de CCR entre un 88-90% en los 6 años posteriores.

2015-01-25-Programa-cáncer-de-colonDentro la Estrategia del Cáncer del Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad (2009) se inscribe el actual Programa de Detección Precoz de CCR de las Islas Baleares (2015) que recientemente se ha difundido. Dentro el programa de cribado del CCR se recomienda implementar el test de detección de sangre oculta en heces mediante prueba inmunológica (OC-Sensor®) entre los 50 a 69 años de edad cada dos años.
De la eficacia de este tipo de programas da cuenta el estudio de Bailey CE et al publicado recientemente en JAMA Surgery. En él se observa como el CCR puede descender en edades de cribado y ascender en aquellos que no se aplica por su bajo rendimiento (jóvenes). Se trata de un estudio retrospectivo utilizando los datos del registro Surveillance, Epidemiology, and End Results (SEER), analizando la historia de 393.241 pacientes con CCR entre 1975 y 2010. Se evaluó la edad del diagnóstico empezando a partir de los 20 años con intervalos de 15 años y las tasas de incidencia de CCR ajustadas por la edad. Según estas hubo un descenso de -0,92% (IC 95% -1,14 a -0,70) en dicho período de tiempo, aunque mayor en aquellos de 50 años o más que en personas más jóvenes, de tal modo que la tendencia que pronostican es que entre el 2020 y el 2030 la incidencia de CCR se incrementará de un 37,8 a un 90% en los pacientes entre 20 y 34 años de edad. Entre 35 y 49 años la incidencia de CCR hasta el 2030 se incrementará pero más despacio, un 27,7% para cáncer de colon, y un 46% para cáncer rectal. Con todo, son cifras relativas que se traducen en pocos casos, pero de alguna manera sintomáticas del cambio de la epidemiología con la implementación de estrategias de salud pública. Señalan que uno de cada 6 casos de cáncer de colon y uno de cada 4 casos de cáncer de recto ocurrirá en menores de 50 años. Las causas deberían buscarse en la alimentación (carnes rojas, pocos vegetales y frutas), la obesidad y la falta de actividad física en ese país, donde la obesidad sigue incrementándose. Con todo, dado que los riesgos absolutos en estas edades siguen siendo bajos (del 1% entre 20-34 años y de un 6,8% entre 35-49 años), salvo que existan factores de riesgo (familiares…) no se recomienda por ahora practicar cribado rutinario poblacional. Si bien es cierto que como el cribado se aplica a población en general mayor de 50 años no es de extrañar que en los menores esta edad esta patología estaría en aumento.

Dos estudios, en este momento clásicos (2013) dan evidencias para su implementación. Ambos fueron publicados en el New England Journal of Medicine. Por un lado, Nishihara et al evaluaron el cribado de CCR en el seguimiento de las cohortes de las Nurses’ Health Study y del Health Professionals Follow-up Study, en base a la aplicación de una endoscopia bineal entre 1988 y 2008 en la incidencia y mortalidad por CCR. Se incluyeron a 88.902 individuos que fueron seguidos 22 años con 1.815 casos incidentes de CCR y 474 defunciones por este motivo.
Según estos, los hazard ratios (HR) de CCR asociados a la utilización de estas técnicas frente a no utilizarlas fueron de 0,60 (IC 95%, 0,53 – 0,68) para sigmoidoscopia y de 0,44 (IC 95% 0,38 – 0,52) para la colonoscopia. A su vez los HR referidos a la mortalidad por esta causa fueron de 0,59 (IC 95% 0,45 – 0,76) para la sigmoidoscopia y de 0,32 (IC 95% 0,24 – 0,45) para la colonoscopia, lo que da cuenta de su efecto preventivo, y de la superioridad de la colonoscopia frente a la utilización únicamente de la sigmoidoscopia.
Shaukat et al en el Minnesota Colon Cancer Control Study, por su parte, evaluaron a 46.551 individuos de 50 a 80 años aleatorizados a cribado anual o bineal de sangre oculta en heces. En los 30 años 33.020 personas murieron (70.9%), de los que 732 correspondieron a CCR. Encontrándose que el riesgo relativo (RR) de muerte por CCR fue de 0,68 (IC 95% 0,56 – 0,82) para el cribado anual, y de 0,78 (IC 95% 0,65 – 0,93) cuando era bineal, si bien es cierto que cuando se trató de reducir las tasas de mortalidad por cualquier causa el test no dio resultado, RR 1,00 anual y RR 0,99 bineal.
A riesgo de los efectos secundarios de las técnicas endoscópicas (sangrados), todos estos serían, en mi opinión, datos a favor de implementar este tipo de cribados.

PROGRAMA DE DETECCIÓN PRECOZ DE CÁNCER DE COLON Y RECTO DE ISLAS BALEARES 2015, Version inicial. Enero 2015

Bailey CE1, Hu CY1, You YN1, Bednarski BK1, Rodriguez-Bigas MA1, Skibber JM1, Cantor SB2, Chang GJ1.Increasing Disparities in the Age-Related Incidences of Colon and Rectal Cancers in the United States, 1975-2010. JAMA Surg. 2014 Nov 5:1-6. doi: 10.1001/jamasurg.2014.1756. [Epub ahead of print]

Nishihara R1, Wu K, Lochhead P, Morikawa T, Liao X, Qian ZR, Inamura K, Kim SA, Kuchiba A, Yamauchi M, Imamura Y, Willett WC, Rosner BA, Fuchs CS, Giovannucci E, Ogino S, Chan AT.Long-term colorectal-cancer incidence and mortality after lower endoscopy. N Engl J Med. 2013 Sep 19;369(12):1095-105. doi: 10.1056/NEJMoa1301969.

Shaukat A1, Mongin SJ, Geisser MS, Lederle FA, Bond JH, Mandel JS, Church TR.Long-term mortality after screening for colorectal cancer. N Engl J Med. 2013 Sep 19;369(12):1106-14. doi: 10.1056/NEJMoa1300720.

Anuncios

Documento: “la Alianza para la Prevención del Cáncer de Colon en España”

 No hace mucho publicamos un post sobre las recomendaciones para el cribado del cáncer colorectal (CCR) de la American College of Physicians que recientemente acababa de ser publicada en Annals of Internal Medicine. En este sentido hemos creído interesante hacer mención al documento “la Alianza para la Prevención del Cáncer de Colon en España” en el que ciñéndose a nuestro país detalla cual es la importancia actual del CCR en España y que medidas debemos adoptar.

Señalan que el CCR ha aumentado en el España del orden del 22% en 9 años (1999-2008), siendo actualmente la segunda causa de muerte neoplasica en nuestro país, tras el cáncer de pulmón. Comentan, como en EEUU las medidas de cribado, de las que hablamos, han conseguido disminuir la incidencia y la mortalidad por CCR en un 30% en el periodo 1990-2006.
En cuanto al CCR cabe recordar que el 70% en personas mayores de 50 años son espontáneos, por ello sin relación con antecedentes familiares, y el otro 20-25% existiría una relación familiar. Al mismo tiempo, el otro dato a retener, es que la curación es del 90% si se detecta precozmente.
Existe evidencia científica que afirma que la utilización de la prueba de sangre oculta en heces (SOH) y la sigmoidoscopia disminuye la incidencia y mortalidad por esta patología. La aplicación de la SOH inmunológica (SOHi) a partir de los 80s permitió evitar las restricciones dietéticas de esta prueba, como así se recomendaban en las SOH químicas (guayaco), lo que mejoró la sensibilidad de la misma. La sigmoidoscopia, por su parte, es útil pues explora hasta 50-60 cm del tracto digestivo inferior sin precisar sedación. La localización donde se asientan la mayoría de CCR (colon distal, sigma y recto). Por este motivo, la sigmoidoscopia ha demostrado en estudios, que disminuye la incidencia y la mortalidad por CCR. La colonoscopia, por su parte, es útil para detectar CCR en colon derecho, si bien es cierto que su fiabilidad, como comentan, no es completa. Por último, y como complemento a este, la colonoscopia virtual (escaner) tiene una alta sensibilidad en lesiones mayores de 10 mm.

La iniciativa dentro la «Alianza para la Prevención del Cáncer de Colon» ha publicado un documento en el que explica los antecedentes y los fines de esta iniciativa y plantea un consenso de actuación. Dentro de este, se clasifica a la población con respecto al CCR: los de riesgo medio como individuos ≥ 50 años sin antecedentes y, los de alto riesgo  cuando existen antecedentes personales o familiares de CCR. Señalan que en España como en la mayoría de países Europeos la periodicidad de practicar la SOHi a la población entre 50-69 años es de dos años, y si la prueba es positiva se debe practicar una colonoscopia.
Concluyen que dado que el CCR es una neoplasia prevenible es conveniente la instauración de programas poblacionales de deteccion precoz. Con todo, recalcan que la pauta recomendada en España es realizar la SOHi entre los 50-69 años bienalmente. Una prueba más para incorporar a la SOHi dentro de las pruebas que realizamos a nuestros pacientes mayores de 50 años rutinariamente.

Morillas JD, Castells A,Oriol I, Pastor A, Pérez-Segura P, Echevarría JM, Caballero B, et al. Alianza para la Prevención del Cáncer de Colon en España: un compromiso cívico con la sociedad. Gastroenterol Hepatol. 2012;35(3):109-128 http://www.elsevier.es/en/node/2545872