Reinfección por Virus Hepatitis C. A propósito de un caso

hepatitis-CEn vista de que la hepatitis C es una enfermedad estigmatizante y que se convierte en un desafío para los sistemas sanitarios, en particular para el español, puesto que lejos de lo esperado, mantiene una casuística elevada actualmente, el tema me resulto interesante  a raíz de un caso que nos llego mientras permanecía en la rotación de medicina interna:

Se trata de un paciente varón de Mediana edad, soltero y que había sido visto en múltiples ocasiones por su médico de atención primaria así como por los servicios de urgencias por presentar un cuadro constitucional siendo tratado sintomáticamente hasta entonces.
En ocasiones caemos en la tentación de ir a tratar los síntomas puntuales y no vamos a la raíz del problema y nos resulta incómodo indagar sobre la vida íntima de nuestros pacientes con lo que dificultamos, no solo en diagnóstico y tratamiento adecuado, si no que también creamos una distancia que dificulta la relación médico paciente.

Quisiera recordar con esta sesión lo importante de la prevención en las hepatitis víricas

Prevención primaria
No hay vacunas para prevenir la infección por el virus de la hepatitis C; el riesgo de infección se puede reducir evitando:
  • las inyecciones innecesarias y aplicadas en condiciones que no son seguras;
  • los productos sanguíneos que no sean seguros;
  • la recogida y eliminación de objetos punzocortantes que no siguen las precauciones del caso;
  • el consumo de drogas ilícitas inyectables y el intercambio de material de inyección;
  • las relaciones sexuales sin protección con personas infectadas por el virus de la hepatitis C;
  • el intercambio de objetos personales punzocortantes que puedan estar contaminados por sangre infectada;
  • el tatuaje, las perforaciones ornamentales (piercing) y la acupuntura realizados con material contaminado.
Prevención secundaria y terciaria
La OMS recomienda que las personas infectadas por el virus de la hepatitis C deben:
  • recibir educación y orientación acerca de las opciones asistenciales y terapéuticas;
  • vacunarse contra las hepatitis A y B para prevenir la coinfección por estos virus y proteger así el hígado;
  • buscar rápidamente atención médica apropiada, que puede consistir en la administración de antivíricos;
  • someterse periódicamente a pruebas que permitan diagnosticar las enfermedades hepáticas en etapa temprana.

Para consultar:

Bruguera M, Forns X. Hepatitis C en España. Med Clin (Barc) 2006;127(3):113-7 [PubMed]