Antes de meter la pata…. revisión de la patologia anorectal

En esta nueva entrada, he querido hacer una revisión sobre la patologia anorectal. Después de mi andadura por Cirugía pude comprobar que es una patologia frecuente, y que mas frecuentemente aún, está mal derivada. Así pues, y aprovechando la oportunidad de recordarnos a todos la importancia de una buena exploración física en la que se incluye el tacto rectal (por eso lo de “meter el dedo antes de meter la pata”)  aquí os dejo esta revisión.

Debido a su frecuencia, este tipo de patologia crea mucha demanda clínica por consultas repetidas, costes farmacéuticos por intenstar diferentes tratamientos y derivaciones a especialistas, los cuales a su vez, solicitan nuevas pruebas y más consultas para el seguimiento de las mismas. Son varias las entidades clínicas que se engloban en este tipo de patología. Todas ellas comparten lugar anatómico y algunos signos y síntomas, por lo que es importante conocerlas y diferenciarlas. No caigamos en el error común (en todos los medios en general) de achacar a hemorroides cualquier molestia o disconfort a nivel anorectal.

Os animo entonces a repasar como hematoquecia, dolor defecatorio y prurito anal se pueden combinar para dar lugar a diferentes patologías.

 

 

 

Nuestro compañero Rivelino Soto me ha facilitado un enlace sobre una nueva técnica quirúrgica:

Desarterialización hemorroidal transanal.

Desarterializacion hemorroidal transanal. Presentacion de Castillo Garcia, G. y Fernandez Deza M. H. Infanta Cristina

 

Aprendiendo a diagnosticar y tratar la depresión

“Doctora…. no tengo ganas de hacer nada..”

¿Cuántos de nosotros no ha oído quejas similares a esta en nuestras consultas? Enfrentarnos a síntomas tan dispares como “ no puedo dormir” o “ en mi casa me dicen que estoy rara”, no siempre nos hacen sentir cómodos. ¿Cuántos de nosotros hemos sentido que perdemos el tiempo delante de un paciente que nos hace partícipes de sus problemas cuando tenemos la agenda llena y 4 pacientes más esperando fuera? Y ¿qué hacemos habitualmente? Empezar a escribir el parte de interconsulta a Psiquiatría a la vez que dejamos hablar al paciente (que por desgracia, no significa lo mismo que escucharlo). Pues bien, a priori y como se comenta en la sesión, somos perfectamente capaces de diagnosticar y tratar un trastorno como la depresión desde nuestras consultas. De hecho, somos los más adecuados: conocemos toda la biografía y biología de nuestros pacientes, qué les preocupa, del apoyo socio-familiar del que disponen,…. Y conocemos (o deberíamos) conocer que disponemos de un amplio arsenal farmacológico para tratar este trastorno. Además, si atendemos a los datos epidemiológicos, de un 5 a un 10% de nuestros pacientes pueden sufrir depresión. Y si además sufren de alguna patología física, el porcentaje se eleva al 17%. Es importante entonces que prestemos atención a esas quejas o a las de los acompañantes.

En esta sesión, he resumido los puntos mas importantes para el correcto manejo de la depresión en Atención Primaria, basándome en la guías de actuación en primaria, publicadas por SEMFYC.

Farmacos y embarazo

Son muchos y muy variados los pacientes que a lo largo del día pasan por nuestras consultas. Entre ellos, mujeres gestantes acusando múltiples molestias, que pueden ser, o no, propias de su estado. Y no tan sólo en las consultas, sino también en el servicio de urgencias. Entonces se nos plantea la pregunta: ¿Qué recetar cuando “no se puede” tomar nada?.

Como apunta el artículo FÁRMACOS Y EMBARAZO del Servicio Navarro de Salud (ver link): En el ejercicio de la profesión médica es importante conocer los fármacos que se emplean, pero lo es más aún en el mundo de la obstetricia, ya que si cometemos algún error de administración, puede tener graves consecuencia tanto para la madre como para el feto.

Los efectos de los fármacos sobre el feto o neonato varían mucho, dependiendo principalmente del momento del embarazo en el que se tomen. Durante el periodo de organogénesis (12 semanas), los fármacos teratogénicos producen abortos o malformacionescongénitas. Tomados después, especialmente en las últimas semanas de embarazo o durante el parto, pueden alterar la función de órganos o sistemas enzimáticos específicos afectando así al neonato y no al feto.

Así pues, es importante no administrar medicamentos a mujeres gestantes, a menos que sea estrictamente necesario. Y ese es el motivo fundamental de mi presentación: saber en qué situaciones se aconseja tratar y de qué arsenal terapéutico disponemos.

Para saber más:
– Guías clínicas Fisterra: www.fisterra.com.proxy1.athensams.net/
Fármacos y Embarazo. Libro electronico temas de Urgencia. Servicio Navarro de Salud
www.easp.es/web/documentos/MBTA/00001174documento.pdf 
http://apuntesmedicos.net/2008/07/22/protocolo-de-utilizacion-de-farmacos-en-el-embarazo-y-lactancia/