Picores…

Los síntomas subjetivos de las enfermedades de la piel son aquellos que experimenta el paciente y que se producen por la modificación de las sensaciones normales percibidas por el tegumento. Entre ellos se encuentran Prurito, calor, frío, hinchazón o tensión de los tegumentos, dolor y alteraciones de la sensibilidad táctil.
El prurito es, sin dudas, el síntoma subjetivo típico de las afecciones cutáneas, siendo además, en múltiples ocasiones la carta de presentación de muchas enfermedades sistémicas.

Imagen tomada de aqui

El prurito es una sensación desagradable que provoca el deseo de rascarse. Cuando no se encuentran lesiones cutáneas evidentes que lo causen, o solo se hallan lesiones por rascado, se denomina prurito primario o sine materiae.

Como vereis en mi sesión que os adjunto, a veces el estudio de un paciente que consulta por prurito generalizado inespecifico puede llegar a desembocar a un diagnostico al que no teniamos en cuenta.

Bibliografía:

-Fernández Suárez E, Mario Genicio R, Monte Llavona C. Prurito. Guía Clínica 2011. (www.fisterra.com/guias2/prurito.asp)

-Barcala del Caño FG, Moliner de la Feunte, JR: A partir de un Síntoma. Prurito. AMF 2011; 7 (7): 396-401

-O. Olmos Carrasco. Prurito Generalizado Primario. Guía de Actuación en Atención Primaria. semFYC. 2011; 10.9: 870-873
-Larrondo Murguesia RJ, Gonzalez Agudo AR, Hernandez Garcia LM, Larrondo Lamadrid RP. El prurito. Síntoma frecuente en atención primaria de Salud. Rev. Cubana Med Gen Integr. 2000;16(4):392-6
Anuncios

Cosas y casos sobre MAPA

 De nuevo, y retomando el hilo de una anterior sesión sobre Cronoterapia en el tratamiento de la HTA, nuestro compañero José Antonio Amo nos ha presentado una nueva sesión que nos ha servido para revisar conceptos sobre la monitorización ambulatoria de la presión arterial (MAPA), sus indicaciones y su utilidad en nuestra practica, así como pequeñas modificaciones en el protocolo de solicitud de MAPA para facilitar la interpretación correcta del registro efectuado.

Las indicaciones para solicitar una MAPA son las siguientes:

  • Disparidad entre las cifras de TA objetivadas en consulta y las aportadas por el propio paciente (tomadas fuera del contexto clínico):
    Sospecha de HTA aislada clínica (HTA de bata blanca).
    Sospecha de “efecto de bata blanca” (EBB)
    Sospecha de HTA aislada ambulatoria (“HTA enmascarada”).
  • Confirmación/Evaluación de HTA de reciente diagnóstico sin afectación de órganos diana.
  • HTA resistente o refractaria.
  • HTA mal controlada: Evaluar eficacia del tratamiento: valorar respuesta al tratamiento / ver grado de control durante las 24 horas.
  • Sospecha de HTA secundaria.
  • Evaluación de la PA nocturna (patrón circadiano).
  • HTA episódica (o variabilidad inusual de PA en consulta).
  • Síntomas sugestivos de episodios de hipotensión (independientemente de que reciban o no tratamiento antihipertensivo).
  • Disfunción autonómica.
  • Investigación clínica.

Dolor torácico atípico “cuando el pecho te aprieta”

El dolor torácico representa entre el 0,7-2,7% de los motivos de consulta en atención primaria. Sus causas pueden ser múltiples así como su pronóstico y gravedad. Dada su posible implicación con patologías potencialmente graves e incluso mortales, condiciona, con frecuencia, una gran angustia en el paciente y, como veremos, supone siempre un reto diagnóstico para el médico, el cual ha de realizar un diagnóstico diferencial correcto en breve espacio de tiempo y con los recursos materiales disponibles.

Una buena historia clínica y una precisa exploración física son las herramientas esenciales en el diagnóstico del dolor torácico. 

Os dejo mis reflexiones del porqué me decidí por este tema

La hiperuricemia y el ataque agudo de gota

La hiperuricemia es un hallazgo frecuente en nuestros pacientes al que a menudo no le damos la suficiente importancia habida cuenta su relativa entidad clínica. Sin embargo, el acido úrico está relacionado con el síndrome metabólico, la hipertensión arterial, los trastornos del metabolismo glucídico.. y con ello, con un riesgo aumentado de enfermedad cardiovascular, no siempre tenido en cuenta. Sin embargo, el problema más frecuente, no por ello menos importante, con el que nos encontramos es su relación con la gota úrica. Una monoartritis por microcristales producida por la precipitación de esta sustancia en la superficie articular. Una artritis inflamatoria que la sospechamos por su localización (dedo gordo del pie), la de darse aisladamente, de coincidir con una situación de hiperuricemia, y por que responde específicamente a un fármaco ya clásico, la colchicina.
Con todo, lo que no solemos tener en cuenta es que el 30% de las crisis de gota úrica tiene niveles de acido úrico normales, y que existe un porcentaje importante de hiperuricemias que nunca hacen crisis de gota úrica. Con lo que el tema se complica y genera discusiones sobre cual es el umbral a partir del cual los niveles de ácido úrico debe tratarse. Es conocido que a partir de 6.8 mg/dl el acido úrico puede precipitar en cristales y depositarse en las articulaciones, por ello en personas predispuestas, el límite estaría en mantener este factor por debajo de 6.0 mg/dl.
Para la prevención y tratamiento de la hiperuricemia y de la gota úrica se recomienda restringir las carnes rojas, mariscos, el alcohol (especialmente la cerveza, pues tiene más purinas) y los refrescos a base de fructosa. Sin embargo, por encima de estas medidas más específicas, existen otras, como actuar sobre el sobrepeso, que llega a disminuir el ácido urico en 2 mg/dl, al tiempo que actua sobre otros factores de riesgo cardiovascular. En cuanto a la comorbilidad se recomienda vigilar la mediación prescrita (diuréticos) y dar aquella con efectos beneficiosos sobre la hiperuricemia, como el losartan en la hipertensión o el fenofibrato en las dislipemias, pues ambos son uricosuricos.
Por último, se debe actuar rápidamente tras el primer síntoma, pues la artritis cuanto antes se trate antes se resuelve, y hacerlo utilizando la colchicina, pues es el tratamiento más específico, a la vez que ayuda a consolidar el diagnóstico.
Hay que tener en cuenta que las recurrencias son la norma si se ha tenido un ataque previo, por lo que la utilización crónica del alopurinol es conveniente. Sin embargo, hay que tener en cuenta que a dosis de ≤ 300 mg solo consiguen que un 30-40% de los pacientes mantengan niveles de ácido úrico ≤ 6.0 mg/dl, por lo debemos ajustar la dosis a los objetivos

Referencias
Michael A Becker . Asymptomatic hyperuricemia. © 2012 UpToDate

Robert L. Wortmann; N. Lawrence Edwards; Debra C. Lloyd, A Patient-Centered Approach to Successful Management of Chronic Gout CME/CE

Choi HK, Liu S, Curhan G. Intake of purine-rich foods, protein, and dairy products and relationship to serum levels of uric acid: the Third National Health and Nutrition Examination Survey. Arthritis Rheum. 2005 Jan;52(1):283-9. 

Sutaria S, Katbamna R, Underwood M. Effectiveness of interventions for the treatment of acute and prevention of recurrent gout–a systematic review. Rheumatology (Oxford). 2006 Nov;45(11):1422-31. Epub 2006 Apr 21.

Zhang W, Doherty M, Pascual E, Bardin T, Barskova V, Conaghan P, Gerster J, Jacobs J et al. ; EULAR Standing Committee for International Clinical Studies Including Therapeutics. EULAR evidence based recommendations for gout. Part I: Diagnosis. Report of a task force of the Standing Committee for International Clinical Studies Including Therapeutics (ESCISIT). Ann Rheum Dis. 2006 Oct;65(10):1301-11. Epub 2006 May 17

Zhang W, Doherty M, Pascual E, Bardin T, Barskova V, Conaghan P, Gerster J, Jacobs J et al. ; EULAR Standing Committee for International Clinical Studies Including Therapeutics EULAR evidence based recommendations for gout. Part II: Management. Report of a task force of the EULAR Standing Committee for International Clinical Studies Including Therapeutics (ESCISIT).