¿Sabemos lo que se esconde detrás de unas aftas orales ……?

El término afta deriva del griego aphta, que significa quemadura. Se refiere a lesiones que aparecen generalmente en la mucosa oral, aunque también pueden aparecer en otras localizaciones (mucosa genital, tracto GI, etc..), habitualmente bien delimitadas, con solución de continuidad de la mucosa, de bordes eritematosos, de color blanquecino o amarillento y molestas o incluso dolorosas.

Son un motivo relativamente frecuente de consulta en AP, puesto que afectan a un 10-20% de la población general.

Habitualmente no le damos demasiada importancia cuando son escasas y de inicio reciente pero ello nos puede llevar a cometer errores diagnósticos puesto que en ocasiones puede ser la manifestación clínica de enfermedades sistémicas o carenciales.

Se consideran agudas si su duración es menor de 6 semanas y crónicas si persisten por más tiempo. Cuando no existe una causa sistémica subyacente y su presentación es en forma de brotes recurrentes estamos en presencia de la Estomatitis Aftosa Recurrente (EAR). No obstante no podemos restarle importancia y debemos indagar a fondo para encontrar las posibles causas de su origen.

En el caso que voy a presentarles como verán, unas aftas orales persistentes, sin otra sintomatología asociada, a las que no se les prestaba demasiada atención y no se conseguía su resolución a pesar de varios tratamientos habituales me llevó a la revisión de algunos protocolos específicos que me ayudaron a encaminar el caso hacia otra dirección.

En resumen, que en algunas ocasiones, aunque veamos e identifiquemos la lesión a tratar, no valoramos que en realidad lo que vemos es solo la punta de un iceberg…

Aftas orales

View more presentations from Unitat Docent de Medicina Familiar i Comunitària de Menorca