Vulvovaginitis

Las molestias vaginales, son muy comunes en la población general y representan un motivo frecuente en la consulta de atención primaria. Por lo cual el médico de familia debe estar preparado para afrontar a estas pacientes.

Durante la rotación de “Atención a la Mujer” he podido asistir a numerosas consultas de este tipo abordadas por el ginecólogo y me he dado cuenta que gran parte de ellas pueden ser tratadas desde la atención primaria, lo que aparte de disminuir costos (tema de moda en estos tiempos) y la espera que supondría la consulta especializada de cara al inicio del tratamiento oportuno.

En primer nivel de atención, muchas ocasiones nos vemos “frenados” ante estos temas bajo la excusa de no contar con los materiales necesarios para realizar un examen ginecológico completo, como puede ser la ausencia de perneras para las camillas entre otros; sin embargo, la mayoría de las veces basta con una posición cómoda de la paciente que permita la exploración adecuada, lo que es posible en una camilla normal.

El flujo vaginal es un signo común no necesariamente patológico, por lo que el  tratamiento empírico (frecuentemente utilizado en nuestras consultas) no siempre debe ser la primera opción. Es por esto que cobra suma importancia además de una historia clínica completa y detallada un examen físico que comprenda la visualización de los genitales y según sea pertinente, un tacto vaginal y/o una especuloscopia que facilite la toma de muestras (tan sencillas como un frotis o una simple toma de pH del flujo) para orientar el diagnóstico y así evitar reconsultas y tratamientos “ensayo-error”.

En general se acepta que las causas mas comunes de vaginitis son la vaginosis bacteriana, candidiasis y tricomoniasis. El manejo y la prevención a menudo son complicados debido al incompleto conocimiento de la patogénesis de varias condiciones clínicas asociadas con la enfermedad. La precedencia de mas de una infección puede originar signos y síntomas mixtos. En estos casos, el diagnóstico microbiológico es necesario pero en muchas ocasiones no disponible. Se desconoce en gran medida la complejidad del ecosistema vaginal y la interacción entre diferentes bacterias y la inmunidad local. No ha sido claramente establecida terapia estandarizada en situaciones únicas como la mujer embarazada, post-menopáusica, diabéticas y mujeres infectadas con VIH.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s